Unos piropos más apropiados

Porque a muchos obreros les falta un poco de educación a la hora de lanzar piropos a las damas, dejo estas frases para que ellos también se inspiren y aprendan a ‘piropear’ con clase y sin ofender.

“Del cielo bajó un pintor para pintar tu figura, ¡pero no encontró color pa’ tanta hermosura!”

“¡Quien fuera cemento para sujetar ese monumento!”

“Me gustaría ser mesa de ajedrez para tener una reina como vos...”

“Mi reina, usted no camina... encariña al pavimento”

“Me gustas tanto, me gustas tanto, ¡que no me importa enredarme con las redes de tu encanto!”

“Usted está como la vía Aloag – Santo Domingo... ¡Llena de curvas peligrosas!”

“Que pobre es el labrador que no puede labrar el trigo, ¡pero más pobre soy yo que no puedo estar contigo!”

“Si el amor fuera un crimen y amar un contrabando, llamen a la policía que me estoy enamorando.”

“Yo necesito tres cosas: el sol para el día, la luna para la noche, ¡y a ti para toda la vida!”

“¡No hay escalímetro que pueda medir mi amor por ti!”

“Amor de mis amores, loquito estoy por ti, no sabes lo que siento, cuando no estás junto a mí.”

“Mi reina, ¿crees en el amor a primera vista o voy a tener que pasar dos veces?” (Poniendo cara de galán).

“Quisiera ser mariposa para volar hacia ti y decirte ¡mi hermosa, estoy muriendo por ti!”

Un agradecimiento muy especial a todas las personas que colaboraron y aportaron con sus piropos para la primera edición del libro.

Este artículo se ha elaborado a partir del contenido del libro Manual de Obra, una guía práctica para la construcción en el Ecuador. Para conocer más sobre el libro, ingrese aquí.